Autor: Gabriel Cazado. Mitjans de Comunicació de L’Hospitalet

Actualidad

Gastronomía | 16/11/2021

Claves para mejorar el diseño de la carta de tu restaurante

El diseño de la carta es una de las herramientas de venta más potentes que tienes al alcance de tu restaurante. Y, aunque debes dedicarle parte de tu tiempo a reflexionar y probar la mejor opción, es gratis. Ninguno de los elementos que aparece en la carta debe ser casual: la ubicación, el orden, el tamaño, etc. Toda disposición es, precisamente, una elección. En este artículo tratamos de ayudar a la mejora del diseño de cartas de restaurantes con algunas claves que funcionan siempre y otras que dependerán del modelo de negocio de cada cual. Es importante recordar para hacer correctamente la carta de tu restaurante es básico que definas muy claramente tu concepto, la oferta gastronómica y a quién va dirigido tu local. No olvides que la web de Turismo de Hospitalet cuenta con un buscador gracias al que los clientes pueden filtrar sus preferencias gastronómicas. Allí también podrán encontrarte los comensales.

Lo primero que hay que puntualizar es que cuando hablamos de diseño de cartas no nos referimos sólo al diseño gráfico de la misma, si no a todas las decisiones que conlleva disponer todos los elementos en una misma herramienta, ya sea en su versión analógica, en papel, o puramente digital.

Dice Eva Ballarín, experta en tendencias, que la carta es una de las cosas que más recordarán tus clientes. A través de ella recordarán tu negocio, pero para eso debe ser atractiva y cumplir sus expectativas. Dependiendo de cómo sea tu carta, el cliente sentirá que está en el restaurante en el que quiere estar o se ha “equivocado”, es un buen lugar para hacerle sentir cómodo. Por ello, es importante que la carta se componga de los platos que esperan tus clientes, los que más éxito han logrado. Por eso se suele recomendar olvidar los gustos propios y entregarse exclusivamente a lo que piense el consumidor.

Además, como primeras recomendaciones, recuerda que aunque no hablamos sólo de una cuestión de diseño gráfico, es importante que éste sea atractivo en tu carta. Por eso, no trates de hacer con un Word o un Power Point lo que otros profesionales hacen después de años de manejo de herramientas de edición: busca profesionales del diseño gráfico.

¿Qué debe tener obligatoriamente una carta?

La respuesta original a esta pregunta sería bastante sencilla: en la carta debe aparecer esencialmente la oferta gastronómica y sus formatos (imaginemos, ración o media ración) y los precios de venta al público correspondientes. Esto último siempre con el IVA incluido. No habría por qué recordarlo, pero nunca está de más.

Sin embargo, desde hace algún tiempo, y derivado del aumento de alergias e intolerancias en la población, se ha obligado a los restaurantes no ha incluir en la carta los alérgenos de cada plato pero si a tener información por escrito en el caso de que cualquier persona lo solicite. En este punto, como en casi todo, facilitarle la vida al cliente suele dar buenos resultados de fidelización. Si en la carta al menos aparecen algunos datos sobre alérgenos de los platos, será de gran ayuda. Por ejemplo, señalar si incluye frutos secos o, incluso, si alguno de los platos está 100 % libre de gluten, será una información de gran interés para celiacos, que en muchas ocasiones sufren para encontrar restaurantes a los que ir.

Otro de los elementos que podemos destacar en nuestra carta es si el plato es apto para veganos. En torno a este tema se suelen producir algunos debates para ver de qué manera integrarlos en la carta para que sean atractivos para todo tipo de clientes y no excluyentes.

¿Cómo integrar los productos vegetarianos?

El objetivo de la carta es que atraiga al cliente desde el punto de vista de la comunicación. La cuestión es que en general, los catálogos de productos vegetarianos, hace unos años no eran nada apetecibles. Esto ha cambiado de forma importante, aunque la fama ha permanecido. Por lo tanto, expertas en gastronomía vegana como Lola Hernández o Isabel Coderch aseguran que es preferible no etiquetar un menú como vegano. Según los profesionales del sector, lo que hay que identificar claramente en la carta son los ingredientes que tiene cada plato. No se trata de que los platos veganos estén al final de la carta como si estuvieran aislados y fueran excluyentes.

Uno de los mayores retos en cualquier restaurante es cómo nombrar los platos que sean para
consumidores veggies y que no sean excluyentes. “La dificultad está en el nombre. El cliente necesita una referencia, saber qué es lo que va a pedir y que lo reciba con nombre que no sea excluyente, que llegue a la mayor parte de los consumidores”, piensa Lola Hernández.

¿Cuántas cartas debo tener?

La respuesta no es definitiva. Depende mucho del local y de la cantidad de platos que ofrezcas, pero se suele apostar por las cartas separadas.

Por ejemplo, si ofreces un servicio diferente en mesa y en barra, sería bueno tener dos cartas separadas ya que facilita mucho la tarea de elegir al cliente y refuerza la publicidad interior que tengas en la zona con pizarras, vinilos, carteles, etc. Contar con una pequeña carta de tapas en la barra, te ayuda a promocionar tu oferta de tapas calientes, las que preparas al momento y no tienes a la vista. Pero esto es sólo un ejemplo. Hay otras posibilidades. Si tenemos menú del día, una costumbre que ha ido perdiendo fuerza durante los últimos años, y ponemos una hoja sólo con el menú del día perdemos la oportunidad de que nuestro cliente conozca el resto de la carta o que al ver algún otro plato de los sugeridos se le abra el apetito y quiera pedir algo fuera del menú. Pero todo dependerá de lo que queramos vender en cada servicio.

En el caso de la carta de vinos, también depende de varios factores para incluirla con los platos o ponerla separada. Básicamente, si es muy extensa, quizás lo mejor es que sea independiente. Si no, y podemos contar toda nuestra oferta de líquidos en una página de la carta, es más posible que aumente tus ventas si va unificado.

La realidad es que muchos clientes no pasan de la carta de platos a la de vinos no porque no les apetezca un vino, sino porque muchas veces se sienten abrumados, apenas conocen los tipos de uva, denominaciones de origen, etc. y prefieren pedir algo más sencillo: refresco, agua cerveza. En ese caso, aunque tengamos una extensa carta de vinos, siempre podemos poner en la carta de platos alguna sugerencia y emplazar a los más foodies a la carta de vinos completa o a preguntar al equipo de sala.

Algo similar ocurre con la carta de postres. Si es muy extensa, puede ser independiente, pero ¿te interesa que el cliente pueda ver los postres junto al resto de platos? Ten en cuenta que los postres es lo último que tomamos y también puede ser uno de los productos más rentables de tu carta ¿Crees que es adecuado que el cliente sólo lo vea una vez que ya ha terminado con los entrantes y platos principales o prefieres que desde el principio los tenga en mente?

Probablemente no hay una única respuesta. Volvemos al principio, probablemente preparar bien una carta exija más tiempo que simplemente hacer un listado de productos.

Puedes seguir buscando:

Buscador de noticias
Buscador de noticias

¿Quieres saber todo lo que pasa en L'Hospitalet?

En nuestro BOLETÍN, te ofrecemos la mejor información de la ciudad para estar al día: gastronomía, conciertos, exposiciones, festivales, ferias y congresos, deportes...
¡Todo esto, en tu e-mail!